Salud vaginal: descuidada y olvidada

4

Buscamos los mejores productos para el cabello e hidratamos la piel. ¿Por qué se nos olvida entonces vigilar la salud de la vagina? El postparto o la menopausia son situaciones en las que esta zona sufre más, aunque es importante adquirir buenos hábitos a diario y acudir al especialista en caso de advertir anomalías

salud vaginalSequedad vaginal, dolor en las relaciones sexuales, escozor y picor son los síntomas.

“Igual que te cuidas la piel del cuerpo, tienes que tener en cuenta la salud vaginal. No hay conciencia en España del cuidado de la salud vaginal.”, estima el presidente de la Fundación Española Mujer y Salud (FEMYS).

Situaciones de alerta: menopausia y postparto

“La vagina no deja de ser una mucosa tremendamente susceptible a los partos, a las relaciones sexuales o menopausia”.

Estas situaciones alteran la salud íntima de la mujer. Hasta hace unos años, reconocerlo era complicado y, aunque se han dado grandes pasos, aún queda camino por andar.

Existen tres síndromes frecuentes pero de los que apenas se oye hablar: Síndrome de hiperlaxitud vaginal, incontinencia urinaria y sequedad vaginal.

Después del parto, la mujer nota que su vagina se distiende, “como si se hubiese dado de sí”, y esto conlleva a no sentir ni disfrutar como antes su relaciones sexuales. Para atender este problema existen la radiofrecuencia y los láseres, métodos rápidos e indoloros.

También en este periodo de la vida de la mujer es importante refortalecer el suelo pélvico antes, durante y después del embarazo. “Debería ser una obligación realizar estos ejercicios”, determina el especialista en Ginecología.

Cuando llega la menopausia, la mujer se enfrenta a una reducción de estrógenos y a una sequedad que afecta a su vagina. “Hoy hay un abanico tremendo de tratamientos”. Entre ellos, hidratantes vaginales, estrógenos locales y láseres para casos más fuertes.

Este doctor hace hincapié en un nuevo concepto: el síndrome génitourinario de la menopausia, que hace un año se denominaba, de forma peyorativa, atrofia vulvovaginal. “Cuando un hombre tiene un problema de erección se llama disfunción eréctil, en ningún momento se habla de atrofia”, añade.

La novedad radica en la inclusión de vejiga, con las infecciones urinarias recurrentes, la micturia (incontinencia nocturna) o la polaquiuria (incremento de veces que se orina al día).

La incontinencia urinaria al reír o saltar es un problema común en ambas etapas descritas, parto y menopausia. Para ella, este ginecólogo recomienda láser, bolas chinas y ácido hialurónico.

Mejor prevenir que curar

No solo hay que cuidar la salud vaginal en el parto o la menopausia. Se recomienda prestar atención, sea cual sea la edad, a estos consejos:

Higiene habitual: imprescindible a diario. La limpieza de esta zona debe realizarse con sumo cuidado, retirando la humedad para evitar infecciones y realizándola de arriba a abajo y no de abajo a arriba. Durante la menstruación, el ginecólogo recomienda una abundante higiene exterior y no interna. También hay que atender a la época del año en la que no situemos, por ejemplo, incrementando todas estas medidas en verano.

Relaciones sexuales: “viene bien para la higiene vaginal”, señala el especialista. En ellas, hay mayor vascularización por excitación y dilatación. Recuerda también que pueden producirse pequeñas fisuras o infecciones durante las relaciones, por lo que hay que atenderlas en cuanto aparezcan los primeros síntomas de irregularidades.

Por último, aconseja evitar la obesidad y olvidarse del tabaco.

Seguir estos consejos y reconocer con normalidad que existe un problema para acudir al especialista harán que intimidad femenina envejezca de forma saludable y acorde al resto del cuerpo.

Fuente: efesalud.com

Compartir